¿Qué agujas me gusta usar (o no) y por qué?

Llevo tiempo pensando en escribir este post sobre las agujas de punto. Son nuestras principales herramientas, y bien merecen unas líneas. No pretendo hacer ningún gran descubrimiento a nadie, pero hay cosas que he ido aprendiendo con los años y que, si las hubiera sabido en mis principios, me hubiera ahorrado mucho tiempo y también algún que otro fracaso tejeril. Espero que os sea útil.

En primer lugar, tipos de agujas. Hay tres tipos:

  • Rectas: creo que las más comunes aquí en España. La medida más habitual es 40cm, aunque las hay más cortas. En su día las busqué algo más largas, pero no las encontré.
  • Circulares: consisten en unas puntas de 10-12cm, que son las agujas, y cuyas partes traseras van unidas por un cable flexible. Hay diferentes medidas, en función del largo del cable; yo las he visto desde 40cm (muy útiles para hacer gorros, por ejemplo), hasta 150cm (para mantas u otras labores que requieran tener gran cantidad de puntos en la aguja). ¡Ojo! Cuando hablamos de la longitud de la aguja (40cm, 80 cm, 150cm…) no nos referimos a la longitud del cable, sino que se toma como medida la longitud completa de las agujas incluyendo las puntas, es decir, se mide de punta a punta de las agujas, no sólo el cable. Las agujas circulares pueden ser, además, fijas (las puntas y el cable están unidos y no se pueden separar) o intercambiables (unas mismas puntas se pueden unir a cables de distinta longitud, y un mismo cable nos sirve para varias puntas diferentes).
  • De doble punta: en muchas páginas se refieren a ellas como DPN (double pointed needles). ¿Alguna vez habéis visto a alguien tejiendo con cuatro (¡o cinco!) agujas a la vez? ¡Pues son esas! Las he utilizado de 15cm y 20 cm de longitud, y normalmente vienen en sets con cinco agujas del mismo grosor.

IMG_1233

En cuanto a materiales para las agujas, hay multitud de ellos: metal, plástico, acrílico, madera, bambú, fibra de carbono… y probablemente más que se me estén olvidando o que, directamente, no conozca. El uso de uno o de otro depende, sobre todo, de las preferencias personales de cada tejedor@.

Ahora bien, ¿qué agujas me gusta utilizar a mí y cuáles no, y para qué? Yo, personalmente, soy de agujas circulares intercambiables.

Tengo que decir que, como casi tod@s los que aprendimos a tejer en España hace unos años (en mi caso, mediados de los noventa), yo empecé con agujas rectas y llevando la hebra con la mano derecha (método inglés; hoy tejo con método continental, llevando la hebra con la mano izquierda, pero eso ya os lo contaré en otro post). En mi humilde opinión, las agujas rectas son muy cómodas para empezar, ya que al ir sujetas debajo de los brazos, dan más libertad de movimiento a las manos, e incluso si en algún momento las tenemos que soltar, no se nos caen y es más difícil perder los puntos; pero una vez que se pasa esa primera fase… para mí presentaban dos problemas principales. En primer lugar, mis larguíiiiiismos brazos de hombre lo eran demasiado para unas agujas de 40cm que había que sujetar debajo del brazo, y me veía obligado a tejer con la muñecas en una posición bastante forzada hasta que me acababan doliendo y lo tenía que dejar. En segundo lugar, a medida que vamos tejiendo y la labor crece y va ganando peso, las muñecas, en mi caso ya forzadas por la postura, son las que soportan ese peso y acaban sufriendo aún más. Al final, lo que sí tengo que agradecer a las agujas rectas es que son las responsables de que aprendiera a hacer ganchillo (y siendo zurdo, ¡más difícil todavía, señores!) labor con la que se me solucionaban estos dos problemas.

Y entonces descubrí las agujas circulares, que fueron mi solución para tejer. Se sujetan sólo con las manos, con lo que se pueden mantener tan cerca o lejos como se necesite para tejer en una postura cómoda, y el cable donde se mantiene la labor reposa sobre el abdomen o las piernas, con lo cual el peso tampoco lo soportan las muñecas.

IMG_1234

Además, las agujas circulares permiten tejer piezas en forma de tubo, cosa que no se puede hacer con agujas rectas, y que es muy útil cuando, como me pasa a mí, no te gusta hacer costuras en tus labores. Cuerpos de jersey, mangas, ¡incluso piezas completas! como la camisola Petit Lisette o la chaqueta Blossom, que ya os ha mostrado en este blog, pueden hacerse sin utilizar la aguja de coser más que para remeter los cabos sueltos.

¿Y por qué intercambiables? En mi caso, por una cuestión de organización y espacio. Puedes tener un juego de puntas y un juego de cables en un estuche pequeño y con eso consigues un montón de combinaciones de agujas posibles en un espacio mínimo. Con las agujas fijas hay que tener una aguja completa para cada longitud de cable, por ejemplo, unas de 4mm de 40cm, otras de 80cm, otras de 120cm… Y al final acaban ocupando más espacio. Hay quien no utiliza intercambiables porque se queja de que se le desenroscan los cables a mitad de la labor y tiene que estar continuamente apretándolos. Hasta la fecha, a mí, siguiendo las instrucciones del fabricante, no me ha pasado nunca.

Si os planteáis el tema de las intercambiables, me gustaría daros unos cuantos consejos:

  • La marca de agujas que elijáis es importante, no por ser mejor o peor, que eso muchas veces va en gustos, sino porque cada casa tiene su propio sistema de unión entre puntas y cables, es decir, que (salvo alguna excepción) los cables de una marca no se pueden usar con puntas de otra. Así, una vez empezáis con una marca, las puntas y cables que vayáis comprando irán condicionados por ello salvo que queráis volver a invertir otra vez en comenzar una colección de otra marca desde cero.
  • A consecuencia del punto anterior, también es importante que la marca elegida tenga un surtido de puntas de distintos materiales que queráis utilizar y cables para satisfacer vuestras necesidades a medio plazo, de forma que no os veáis obligad@s a comenzar una nueva colección de otra marca en poco tiempo.
  • Ante la duda, siempre podéis probar con una aguja fija suelta de la marca antes de empezar a comprar distintas intercambiables, y así os hacéis una idea de cómo son. Algunas marcas también venden sets de prueba con tres o cuatro puntas de varios tipos.
  • Tened en cuenta que no todos los grosores de aguja existen en intercambiable. La marca que yo utilizo, por ejemplo, no las fabrica más finas de 3mm porque el sistema de unión que utiliza, metálico, sería más grueso que la aguja y no correrían los puntos. Por ello, yo he tenido que comprar las de 2,5mm fijas. No es que pase nada, pero si te gusta tejer con hilos finos, es algo a tener en cuenta.

Las agujas de doble punta fueron mi último descubrimiento, y una vez te acostumbras a tejer con cinco agujas, ¡que tiene su aquél!, me encantan, sobre todo para tejer las mangas de las chaquetas y jerséis sin tener que hacer costuras. También he visto que se usan para gorros, pero como no soy muy aficionado a ellos, no puedo decir nada al respecto. Las tengo de 15cm y 20cm, y me parecen más manejables las de 15cm, sobre todo porque al cambiar la posición de las agujas según vas tejiendo, las puntas chocan menos entre sí.

IMG_1237

De los materiales, ¿qué decir? Pues que para los gustos están los colores, supongo. Mis materiales de cabecera son el bambú, la madera y el metal.

Tengo unas de fibra de carbono (fijas, de 2,5mm) que me dieron buen resultado, pero son más caras que las demás y tampoco encontré ninguna diferencia significativa que justificase la diferencia de precio. Además, he leído que las puntas, metálicas, tienden a despegarse del cuerpo de la aguja, que es la parte de fibra, aunque a mí personalmente no me ha ocurrido.

Para enseñar a tejer a mis hijos, de ocho y cinco años, elegí unas intercambiables acrílicas, sobre todo porque, para ser manejadas por ellos, me parecieron menos peligrosas que unas metálicas y menos frágiles que unas de madera o bambú. Sólo las he usado para esto y con hilo 100% acrílico, y mi sensación era que el hilo resbalaba poco por la aguja, lo cual para que los niños aprendieran era una ventaja, pero a mí me parecía un poco pesado. No he probado con otras fibras.

En cuanto a elegir para un proyecto entre agujas de madera, bambú o metal, tengo en cuenta la combinación de varios factores:

  • Con qué material voy a tejer: fibras como la seda, el lino, la alpaca o el mohair tienen a resbalar más sobre la aguja que el algodón o la lana, por lo que suelo usar madera o bambú (que retienen algo más los puntos) para las primeras y metal (por las que los puntos se deslizan con mayor facilidad) para las segundas.
  • El color del hilo: suelo buscar una aguja que contraste con el color del hilo para ver mejor los puntos, así que tiendo a utilizar agujas de madera (oscuras) con colores claros, y las de bambú (claras) con colores oscuros. En este aspecto, las de metal son un comodín.
  • El momento del día en el que tejo: yo suelo tejer por las tardes-noches, lo que supone que, sobre todo en los cortos días de invierno, tejo con luz artificial, y tengo por costumbre usar una lámpara de sobremesa tipo flexo para mejorar la iluminación. Este caso, las agujas de metal, al tener acabado brillante, reflejan esa luz y noto cómo la vista se me cansa antes, por lo que me gusta más usar la madera.
  • La muestra: hay veces que para una determinada pieza necesitamos una medida de muestra muy concreta, de “x” puntos y vueltas en 10cm, y con un grosor de aguja nos pasamos, pero con el siguiente no llegamos. A veces, como la madera tiende a retener más los puntos que el metal, la tensión que obtenemos queda un poquito más apretada y esa diferencia nos supone el punto que nos faltaba para la muestra. Puede que sea hilar muy fino, pero lo leí en algún sitio y lo he utilizado alguna vez.

IMG_1235

Y hasta aquí lo que os puedo contar sobre las agujas de punto. Lo dicho está basado en mi experiencia personal y, como tal, no es objetivo, simplemente he intentado explicar cosas que a mí me han servido, o no, a lo largo de los años. Supongo que habrá quien esté de acuerdo conmigo y quien no, o en unas cosas sí y en otras no. No busco convencer a nadie, simplemente transmitir unas ideas que, como he comentado al principio de este post, a mí hace veinte años me hubieran resultado muy útiles. Espero que os sean de provecho.

Happy knitting!!!!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s