La cesta de Yamiro

Hace dos semanas apareció en el jardín de mis suegros un agapornis. Es un pájaro pequeño, como un loro, pero chiquitito. Los habíamos visto a veces en las tiendas de mascotas, pero nunca nos habíamos planteado tener uno. Suponemos que se escapó de su anterior casa y, tras varios días sin que nadie le reclamase (y cediendo a la insistencia de los niños) decidimos adoptarle.

Este es Yamiro, nuestra nueva mascota.

  
La llegada de Yamiro, al no estar planeada, ha supuesto comprar una serie de cosas para él, entre ellas una jaula y algún mueble para apoyarla y que no estuviera el pobre todo el día pegado al suelo, sin ver nada. Al final elegimos una especie de mesita de noche alta, con un cajón pequeño y una balda donde poner todas sus cosas.

En un principio pensamos en comprar una cesta de mimbre para poner en la balda y tener la comida y sus cosas recogidas, pero pensé, “¿Para qué? Ya se la hago yo a ganchillo”. Y dicho y hecho, cogí unos hilos de algodón que me habían sobrado de un proyecto anterior y me puse manos a la obra.


La base es rectangular, para adaptarse a la forma de la balda, pero el borde ha quedado redondeado por el peso de las paredes. El remate lo hice a punto de cangrejo para evitar que con el tiempo quedase desbocado.

¡Ahora sólo falta llenarla!

Anuncios

Un comentario en “La cesta de Yamiro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s