La (mini) Manta del Pirata

Aparte del punto y el ganchillo, siempre me han llamado la atención otras manualidades que tienen que ver con hilos y agujas, como la costura y tejer en telar. Lo de la costura lo he intentado varias veces, hasta ahora con resultados más bien pobres. Lo de los telares… nunca había entrado en ello, porque un telar de los que estamos acostumbrados a ver ocupa mucho sitio en casa, y nosotros vivimos en un piso de los de hoy en día, así que no era viable.

Un día, brujuleando por Internet, vi que hay varios tipos de telares: de suelo (que eran los que yo conocía, grandes y muchos de ellos hasta con pedales), de mesa… Y de repente, encontré esto:

la foto (3)

En inglés lo llaman pin loom small loom; yo lo traduzco como telar de mano. Parece ser que en Estados Unidos son bastante populares hace años (vi fotos de hasta mediados del siglo XX). Los hay de distintos materiales, formas y tamaños. Encontré una marca que tiene varios modelos diferentes, que además se pueden combinar entre sí en una misma labor, y quedan auténticas virguerías, pero eso aún me viene un poco grande.

Por supuesto, no tardé nada en encargar uno para probar. Me decidí por un modelo en madera, cuadrado, de 10 cm. de lado.

la foto 5

Al final, no se trata de nada complicado; pero claro, la idea se le tiene que ocurrir a alguien. Es un bastidor con clavos alrededor de los que se va pasando el hilo con los dedos para formar una urdimbre que se cierra en una última pasada con ayuda de una aguja de unos 15 cm. de largo (que viene con el kit). También se puede cerrar con un ganchillo, pero en mi caso (¿he comentado ya que soy zurdo?) todo lo que tiene que ver con el ganchillo implica un ejercicio de hacer lo que te están enseñando pero justo al revés (¡Oh casualidad! Siempre he tenido instructores diestros), y eso, junto a un cacharro totalmente desconocido en mis manos, iba a acabar en desastre seguro, así que lo he dejado para más adelante.

Una vez que se termina de tejer en el telar, se desengancha la labor con los dedos o ayudándose con la misma aguja y el resultado es una pieza de la forma y tamaño del bastidor. En mi caso quedaron cuadrados de unos 9 cm. de lado, como estos:

la foto 4

Hay bastidores con formas de rectánculos, triángulos, rombos… ¡hasta corazones he visto! Después, se trata de ir uniendo las piezas cosiéndolas entre sí.

Cada uno de los cuadrados se hace con cuatro pasadas de hilo, y se me ocurrió combinar dos colores en las distintas pasadas, para ver cómo quedaba. Y me gustó.

Para probar el efecto antes de meterme en algo más grande, decidí montar una muestra de 20 cuadrados con distintas combinaciones de color, que se acabarían convirtiendo en una manta para los juguetes del Pirata (de ahí lo de la mini Manta del Pirata). Me armé con dos ovillos de Fama, un hilo acrílico de la marca Katia que ya he usado alguna vez con buen resultado (importante lo de acrílico, para que fuera fácil de lavar, ya que iba a acabar en manos de un niño), uno de ellos en verde, que es el color favorito del Pirata, otro en naranja (esto ya de mi cosecha, para combinar), y me puse a ello.

Me sorprendió que los cuadrados, una vez se ha hecho un par de ellos, se tejen muy rápido, entre 15-20 minutos cada uno. Además es bastante mecánico cuando le has cogido el truco, con lo cual ni siquiera necesitas tener centrada toda tu atención en lo que tienes entre manos y puedes estar charlando o viendo la tele a la vez que estás trabajando con el telar.

Una vez tejidos y cosidos los veinte cuadrados, el resultado fue este:

la foto 1

Me encanta el efecto degradado que sale combinando los colores en las distintas capas, me parece muy original. Para el borde, hice un remate a ganchillo con el mismo color verde de los cuadrados.

la foto 3

Todo esto termina en David encargando un montóóóóón de lana (¡era un destocaje con un 35% de descuento!; bendita Ella, que me deja abarrotar nuestra casa de ovillos y madejas sin protestar demasiado) para hacer, esta vez sí, una Manta del Pirata (sin el mini). El material ya está en casa, y el patrón con la distribución de los cuadrados de colores, diseñado y dibujado. Sólo falta que vuelva a hacer frío para ponerme a trabajar en ello, con estos calores me es imposible; en estas fechas soy más de utilizar algodones y similares en mis proyectos.

la foto 2

Incluso, en el futuro, no descarto hacerme con algún telar de mano más, de otra forma y/o tamaño.

Ciao!!

Anuncios

2 comentarios en “La (mini) Manta del Pirata

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s