Tulip Tank Top

¡Hola otra vez, después de todo este tiempo! Por fin puedo dedicar un ratito al blog, tras este parón veraniego y posterior vuelta a la rutina de trabajos, colegios, etc. Estas semanas han estado llenas de relax, risas y buenos momentos, pero también, cómo no, de punto y ganchillo, y es que yo ya sabéis que sin mis agujas no voy a ningún sitio. Aunque no he publicado en este tiempo y no os he podido enseñar nada, no he parado de tejer y he terminado varios proyectos que ya os iré enseñando.

Empezamos con el Tulip Tank top, un patrón de Purl Soho que me encantó desde que lo vi, por su sencillez y su originalidad.

Sigue leyendo

Nueva galería en el blog

¡Davidtricot evoluciona! Hoy he añadido una nueva página al blog, una galería, para que os sea más fácil ver imágenes de las cosas que voy haciendo.

La idea es incluir en la galería una o dos fotos de cada proyecto terminado que publique. De esa forma, de un golpe de vista se podrán ver diferentes piezas en lugar de tener que ir post por post.

En un futuro ideal, me gustaría incluir enlaces que al pinchar en cada imagen redireccionasen al post que le corresponde, para ver el detalle del proyecto, pero… primero me tengo que enterar si eso se puede hacer (seguro que sí) y, segundo, averiguar cómo se hace y aprender a hacerlo. Todo se andará🙂🙂🙂

¿Por qué DavidTricot?

Me han preguntado muchas veces por qué elegí el nombre de DavidTricot para el blog. La respuesta parece obvia: mi nombre, y lo que hago; pero tiene su historia, que os voy a contar hoy, el día del primer aniversario del blog.

Cuando empecé con este proyecto, el 15 mayo de 2015, quise hacerlo para mostrar qué hace un hombre en este mundo tradicionalmente de mujeres, y quería un nombre que reflejara esta idea, que dejara claro que se trataba de un hombre que teje y que escribe sobre ello. ¿Qué mejor idea que unir en una palabra mi nombre y mi hobby-vicio-pasión?

Tengo que reconocer que el mérito creativo no es mío, sino que la idea de DavidTricot viene de una broma familiar anterior al blog. Como ya os conté en la presentación, llevo tejiendo en torno a veinte años, y mi familia y amigos están muy acostumbrados desde el principio a ver lo que hago. En 2014, tejí la pieza que dio origen a todo:

5a240d1c-9135-4521-b244-22bf8a5a31fc

Se trata del primer Petite Lisette que le tejí a mi hija (ya tiene tres, y tengo en casa lana para un cuarto, ¿se nota que me encanta?). Ya os hablé del patrón en este post, uno de los primeros del blog, pero esta pieza, aunque tejida con el mismo hilo Katia Candy, es algo anterior.

Imaginaos la situación: vacaciones de verano en la playa, paseíto vespertino en familia por el paseo marítimo, los niños correteando por delante de nosotros dos, y la Princesa llevando su Petite Lisette y unas bermudas amarillas a juego, toda ideal ella. Nos cruzamos con una pareja, y oigo que ella le comenta a él: “mira qué mona va la niña, ¿dónde le habrán comprado la camiseta?”.

Me costó trabajo, pero conseguí contenerme y reprimir el impulso de explicarle inmediatamente que no era comprada y de dónde había salido, pero tengo que reconocer que en ese momento exploté de orgullo por dentro. La primera reacción, después de comentarlo con Ella, fue contar lo que había pasado en el grupo familiar de Whatsapp y mandar la correspondiente foto del look a abuelos, tíos y primos, con los consiguientes comentarios de alabanza general. Y, de repente, a alguien, no recuerdo a quién (tía Mento, ¿fuiste tú?), se le ocurrió decir algo así como “no, si al final te vamos a tener que buscar un nombre artístico, como DavidTricot”.

¡¡Y con DavidTricot me quedé!! Desde entonces, cada vez que se habla en casa del punto y de mí, se habla de DavidTricot. El blog no podía llamarse de otra manera.

Happy knitting!!

My London Wrap

Empiezo este post con la misma imagen con que la terminé mi último post, las dos madejas de Creative Linen, de Rowan, que me traje de recuerdo del inolvidable viaje que hicimos a Londres3a1e2a23-26a9-488d-953a-06f168425af2

Tenía claro desde el principio que se convertirían en un echarpe rectancular, calado, para los días de primavera, pero esta vez decidí no seguir un patrón, sino buscar un punto que me gustase y, simplemente, empezar a tejer todo lo que diera el hilo.

Seleccioné varias opciones, tanto a punto como a crochet, hice las muestras, y al final me decidí por las dos agujas. El punto seleccionado fue Netting Stitch 2, y lo encontré en 400 Knitting Stitches, de Potter Craft, un diccionario de puntos que compré hace algún tiempo. Tejido con agujas de 5,5mm. queda así:

6b52b628-60f7-4498-9824-d17434fbb57b

Se trata de una repetición de cuatro vueltas, que una vez memorizadas, como no había que seguir ningún patrón ni estar pendiente de aumentos, disminuciones y demás, dio para unas cuantas tardes-noches (tampoco muchas, ¡pero se disfrutaron!) de tejer relajadamente.

95c88cc1-496a-4834-9110-b88168f1776d

En cuanto al hilo, fue una experiencia nueva. Nunca había tejido con lino (es una mezcla de lino y algodón), y me gustó hacerlo. Había leído que resbalaba mucho de las agujas y que había que tener cuidado para no perder los puntos, pero no tuve grandes problemas. Además, este hilo en concreto mantiene muy bien la forma, por lo que las pocas veces que perdí algún punto no caía hacia las vueltas inferiores y era muy fácil recuperarlo. La única pega que le pondría es que tiene menos caída de la que yo esperaba. Esto se nota mucho sobre todo después de bloquear la pieza, queda bastante rígida y se resiste a caer una vez puesta. A posteriori, he leído que es normal con el lino, y que tiende a suavizarse con los lavados. Ya os contaré.

El resultado final fue este:

8aa6c8ae-558f-4813-8fae-3c5eeec70c79

Una pieza sencilla, pero que tiene su encanto y que creo dará mucho juego, combinada con un broche chulo que la sujete, para esta primavera-verano.

Tengo que pedir perdón por las fotografías de este post. Aunque parezca mentira, todas son del mismo hilo, rojo vivo, y no granate o rosa como aparece en algunas, pero no he conseguido reflejar el color real. Lección: se me da mejor tejer que fotografiar. ¡Qué le vamos a hacer! Tendré que confiar en vuestra imaginación :p

Happy knitting!!

Fractal Danger, un proyecto para un viaje

Hace unos meses comenzamos a preparar un viaje familiar a Londres. Siempre que viajamos me llevo algún proyecto que tenga a medias para tejer en ratos muertos, pero cuando vamos en avión la cosa es distinta. Me preocupa que en el control de seguridad del aeropuerto no me dejen pasar las agujas en el equipaje de mano y tener que tirarlas en una papelera del aeropuerto. Para estos casos, tengo un juego de agujas circulares fijas de bambú, no especialmente buenas, muy baratas, y comienzo unos días antes alguna labor para hacer con esas agujas durante el viaje. De esa manera, si finalmente no me dejan pasar las agujas al avión (hasta ahora nunca he tenido problemas, pero nunca se sabe), puedo sacar las agujas de la labor y dejarlas allí sin demasiado dolor de corazón.

Para este viaje, una vez más, recurrí a una de mis diseñadores favoritas, Martina Behm (@strickmich en Instagram). Sus patrones se caracterizan por utilizar construcciones originales a partir de puntos sencillos, y los resultados son espectaculares. Quería algo que no me abultase mucho en la maleta, así que no llevaría más de una madeja y las agujas. Al final, me decidí por Fractal Danger, un chal pequeño, casi una bufanda, con una forma asimétrica que me encantó.

El patrón es sencillo, todo a punto bobo, hileras de calados simples, y utilizando vueltas cortas para darle una forma interesante. Para tejerlo elegí una madeja de Charlemont Kettle Dye, de Valley Yarns, en tonos azules que tenía en mi stash. Se trata de una mezcla de lana merina, poliamida y seda en peso fingering, un capricho que encargaba en Webs (www.yarn.com) hasta que dejaron de traerla. Ahora sólo la tienen en colores sólidos o teñida a mano (preciosa, pero mucho más cara); de las Kettle Dye me encanta la variación de tonos en un mismo color, que le da mucha vida a las piezas con puntos poco complicados, como en este caso.

389c6e36-8267-4abf-afa4-bffb2df1718f

Estos son detalles del punto. Como decía, punto bobo, calados simples, y vueltas cortas. Ni más, ni menos.

2a94d140-0d83-42f9-b744-f587413207b1

El resultado es una pieza muy chula, ideal para abrigar el cuello y los hombros en días primaverales.

e89a08ce-a02e-4e55-b246-58d0621424a4

En cuanto al viaje… ¡Fue un exito! Lo pasamos muy bien, y tuve menos tiempo para tejer del que pensaba. Me faltó tiempo para poder visitar unas cuantas tiendas de lanas que me habían recomendado; me hubiera encantado visitar Loop y I Knit London, pero no pudo ser… Sí que pude ver la sección de mercería y lanas de Liberty, al lado de Regent St., y si no llega a ser porque me sacan, todavía estoy allí. ¡Me hubiera traído todo! Al final, de allí me traje mi souvenir personal de este viaje:

3a1e2a23-26a9-488d-953a-06f168425af2

Son dos madejas de Creative Linen, de Rowan, mezcla de lino y algodón. El color de la foto no está muy logrado (es un rojo vivo, aquí se ve granate), pero es que se me dan mejor las agujas que la fotografía, ¡qué le vamos a hacer! Se han convertido en un echarpe calado rectangular, pero aún no le he sacado las fotos. Ya os enseñaré…

Happy knitting!!!

 

Noro y el Echo Beach Shawl

Hoy os presento un proyecto que se ha pasado el invierno entero hibernando, el Echo Beach Shawl. Lo empecé la primavera pasada, con idea que de estuviera terminado para verano, pero por unas cosas y por otras, no pudo ser  y lo retomé hace algunas semanas.

6d6ba837-4bc3-4216-94fe-ecf2751d1771

La historia de este proyecto empieza conmigo brujuleando por los foros de Ravelry. Me habían llamado la atención los hilos de la marca Noro, por sus combinaciones de color, muy atrevidas. Había opiniones para todos los gustos sobre ellas, a favor y en contra, estas últimas sobre todo quejándose de que en las transiciones de color se encontraban nudos en el hilo. Me gustaba tanto el colorido que decidí probarlas, así que me puse a buscar calidades de la marca y al final me decidí por un par de ovillos de Noro Taiyo Lace, una mezcla de algodón, lana, nylon y seda en peso lace que no ha decepcionado para nada.

Lo primero que tengo que decir del hilo es que el colorido es, efectivamente, espectacular. El hilo tiene variaciones de grosor que dan un cierto aspecto rústico a la labor, muy chulo, y el tacto es muy agradable, ideal para una prenda para primavera – verano. Para disipar dudas diré, además, que en el ovillo que ya he utilizado de los dos que encargué, no me he encontrado ni un solo nudo. Me ha encantado trabajar con este hilo.

Una vez con el hilo en la mano vino la segunda parte: ¿qué hago yo con tantos colores? Vuelta a Ravelry, esta vez a buscar patrones. Me tropecé con un proyecto ya terminado del Echo Beach Shawl con este mismo hilo, y no me costó nada decidirme: tenía que ser ése. El patrón, de Kieran Foley, reunía todo lo que buscaba. Por un lado, un diseño original, que llamaba la atención y que además resultaría entretenido de tejer; por otro lado, era lo suficientemente sencillo como para que lucieran tanto el colorido del hilo como el dibujo del patrón.

626521d7-0878-4347-a87c-fa72c0ed80ba

La anterior es la imagen del chal una vez terminado, cuando se estaba bloqueando. Es una sencilla pieza rectangular, con un dibujo en forma de S que se hace dejando caer los puntos (sí, como cuando te equivocas y pierdes un punto, igual, pero esta vez a propósito; da un poco de repelús al principio, pero una vez le coges el truco resulta una buena técnica para obtener un efecto diferente, en lugar de un calado al uso).

a3b93e31-09e2-49fb-a986-7a3c465fb3f6

¡Y así de espectacular queda una vez puesto!

104fd491-0052-4035-abde-863a679e2906

Como veréis, además, las últimas fotos y la imagen destacada del post tienen una calidad bastante superior a la media de las que publico en el blog. Esto se debe al saber hacer de Jorge (¡gracias!), que se prestó a hacerlas. ¡A partir de ahora te nombro director artístico!

Batwing Pullover

Hoy os traigo un proyecto del que estoy especialmente orgulloso, el Batwing Pullover.

Hace algún tiempo que me suscribí a dos revistas de punto, Interweave Knits y Vogue Knitting Magazine, en su edición digital. Salen varias veces al año, y proponen en cada número alrededor de veinte patrones; siempre me enamoro del alguno, pero esta vez no fui yo😉

Siempre que llegan les echo un vistazo, y luego las ve también Ella, por si hay algo que le guste, ya que los patrones que traen son casi exclusivamente para mujer. Esta vez, en la edición que sacó Vogue para Navidad, se fijó en este patrón, que en principio a mí no me había llamado la atención, pero que al final ha sido una gozada de tejer.

Se trata de un jersey con mangas de murciélago (de ahí lo de Batwing Pullover; no ha sido idea mía, en la revista ya venía con ese nombre), con patrones de punto de mucha textura, que ya sabéis que me encantan. Sólo la primera muestra ya me prendó:

ca2c73d8-b277-45ec-a7c4-7c4a8ec1953e

El fondo de los paneles se teje a punto del revés, y combina dos tipos de ochos. El interior de los triángulos invertidos es a punto de arroz doble, igual que la parte baja de las mangas, lo que le da un montón de textura. Me gustó mucho la técnica que se usa para tejer los triángulos, que les da un relieve mucho mayor que si simplemente se hubiera combinado punto del derecho sobre un fondo de punto del revés. El efecto es casi como si fuera una pieza tejida por separado que luego se hubiera cosido encima, ¡pero no!

32232658-3648-404b-978e-729eed037041

En la foto se aprecian los distintos puntos utilizados: punto de arroz doble, revés, derecho (en el borde de los triángulos) y dos tipos de ochos diferentes. Además, dos tipos de punto elástico, uno para la cintura y otro para el cuello.

Para tejerlo elegí la lana Lima, de la marca Drops, en color marfil. Se trata de una mezcla de lana y alpaca, muy suave, y que da una buena definición de los puntos. ¡Eso sí! No es superwash, no se puede lavar a máquina, pero me gustó tanto que decidí que eso no era un problema ¡Utilicé la friolera de 20 ovillos! Y eso que era la talla más pequeña…

¡Este patrón no es apto para quien no quiera hacer costuras! El cuerpo se teje en cuatro piezas por separado, que luego se unen mediante costuras.

f985ce00-ca43-410b-80f1-eb0f879e34b8

Una vez unidas las cuatro piezas, queda una pieza parecida a un poncho:

c39ec89d-22ab-4463-b35b-93425d2862a8

Aquí ya se empieza a ver el resultado final del jersey:

00023f52-36fb-480e-81d8-82bdcf49bc31

Por último, el cuello, que va en punto elástico, repartiendo aumentos aquí y allá para que quede más amplio.

El resultado final, tras dos meses y medio dándole a las agujas y con nada menos que veinte ovillos, es éste:

f964a549-ec16-4db4-97ca-c9f4713ae0a2

Aunque en un primer momento, cuando vi el patrón no me dijo gran cosa, tengo que reconocer que ¡me encanta! Es muy original, tiene las texturas que tanto me gustan, ¡y va a ir que ni pintado para esta primavera!

 

Mi primera discípula

El post de hoy viene inspirado desde el más puro orgullo de padre, y es que la Princesa ¡se ha convertido en mi primera discípula! Hace varios meses, el Pirata y la Princesa quisieron aprender a hacer punto. Y allí que me fui yo, entusiasmado, con los dos, a la mercería del barrio, a comprarles unas agujas a cada uno y un ovillo de lana del color que ellos quisieran. Pero el entusiasmo duró poco; en cuanto vieron que labor no crecía sola, la cosa dejó de interesarles.

Y, de pronto, los Reyes Magos le trajeron a la Princesa este telar.

2f60eeac-d2bf-4e31-9146-799a6826de3f

Está pensado para niños, es desmontable y las piezas se pueden unir en forma de círculos o cuadrados de varios tamaños. El caso es que, fuera por el telar en sí, o porque era un regalo de los Reyes, la peque se volvió a entusiasmar con su ovillo de lana.

Su primer intento fue un brazalete chiquitito, apenas unas vueltas, para probar.

35b6e11d-7640-49bd-ae14-d69355c210e4

Y como le gustó, decidió dar un paso más, y pidió que le enseñase a hacer un cuello. Rescatamos su olvidado ovillo, y a ello nos pusimos, mano a mano; empezamos a tejer juntos, ella con su telar, y yo con un ojo en mis agujas y otro en su labor.

881e8d0b-4596-4096-8354-3c881f2a0f67

El hilo era Alaska, de Katia, en color malva, que fue el que ella eligió. Resultó muy adecuado para un proyecto de este tipo, ya que al ser lana bulky la labor crecía muy rápidamente y eso le animaba a seguir tejiendo. Además, al ser 100% acrílica, se podía lavar fácilmente en caso de necesidad (no olvidemos que la tejedora tiene cinco años).

Y así, con algo de ayuda familiar de papá (y también de mamá), en un par de semanas tuvimos terminado el cuello, y la Princesa decidió que se lo regalaría a su profe.

Peeeeeero… Al sacarlo del telar nos dimos cuenta (mamá y papá, ella no, por suerte), de que te tenía un gazapo justo en toooodo el medio, en forma de agujero. Algún punto debió hacer mal sin darse cuenta, y la única forma de solucionarlo era deshacer; pero no tuvimos cuerpo de decirle que había que desmontar casi la mitad de su trabajo, así que se nos ocurrió otra solución. Con restos de hilos acrílicos de otras labores (principalmente Fama, también de Katia, en varios colores) decidimos tejer unas hojas y unas flores a punto y a ganchillo para coserlas encima del cuello, de adorno, y de paso tapar el boquete.

b9f40baa-d77f-4745-9dee-f3c0d0726559

Los modelos están sacados del libro “100 flowers to knit & crochet”, de Lesley Stanfield. Ya lo había utilizado en alguna otra ocasión, y como el resultado me había gustado, seleccioné unos cuantos para tejer una especie de bouquet.

Al final, el resultado fue éste:

623190c0-dc58-445b-a2c9-98346cafaf41

No pudimos resistir la tentación, y para ver cómo quedaba puesto, hicimos a mamá que se lo probara, antes de entregarlo.

519ceeac-5592-4245-b269-1f4335c17c75

¡Me encanta! Y, lo mejor de todo, ¡a la tejedora principal también! Ya está en manos de su legítima dueña y, por lo visto, ha sido un éxito.

Ahora sólo falta conseguir que mantenga el interés…

Mi último capricho

Una tarde tonta, brujuleando por Internet y, de repente, LA VES. Y, aunque no te hace falta inmediatamente, tienes que comprarla, porque es justo lo que tienes en la cabeza para un futuro proyecto, y cuando la necesites no la encontrarás… Y acabas cayendo.

Así llego a casa esta belleza, la última incorporación a mi stash:

IMG_1598

80 gramos de Tenderness, lana merino lace de Violet Lynx Dyeworks, color Gold to Brown, comprada a través de Etsy (¿conocéis Etsy? es una plataforma que agrupa a vendedores a nivel mundial, muchos de ellos artesanos, no sólo del ramo tejeril, también de muchos otros; merece la pena echarle un vistazo, pero ateneos a las consecuencias…)

Llevaba mucho tiempo buscando un hilo lace con efecto gradiente para tejer un Viajante, un patrón de Martina Behm que ya tejí en 2014 para hacer un regalo y que me encantó.

image_medium

Consiste en un tubo asimétrico rematado por una puntilla sencilla, que se puede llevar tanto metido por la cabeza, tipo poncho, como a modo de chal.

image_medium2

Me gusta mucho porque se puede llevar de distintas formas, por lo moderno y diferente. Además, cuando se lleva metido por la cabeza, es una forma práctica de estar abrigada, por ejemplo, en la oficina, sin tener que estar continuamente recolocándose y dejando las manos libres.

Es un patrón muy fácil de tejer, en redondo, todo a punto del derecho y con aumentos sencillos para darle la forma triangular asimétrica que tiene.

El de las fotos está tejido con aproximadamente 150 gramos de Madelinetosh Lace, color  Baltic. He leído que ya no la fabrican, pero de esta misma marca (que es una de mis favoritas, al tejer sus hilos quedan unas aguas fabulosas, y el tacto es fantástico) hay otra variedad en peso lace, Madelinetosh Prairie (1 ply en lugar de los 2 ply que tenía Madelinetosh Lace), que aún no he probado pero que tiene buena pinta.

image_medium2 (2)

El nuevo Viajante que tejeré me lo han pedido algo más corto (en las fotos no se aprecia bien, pero el pico más largo llega casi hasta el suelo), así que creo que con un ovillo de 80 gramos tendré suficiente (Tenderness parece, además, un hilo algo más fino que Madelinetosh Lace).

La idea es comenzar a tejer desde el centro del ovillo, para que la parte dorada quede pegada al cuello y vaya pasando a marrón según baje hacia la puntilla ¿os lo imagináis? ¡No puedo esperar para verlo! A ver si termino “un par de cosas” (modo irónico “on”) que tengo en las agujas y puedo ponerme pronto con ello.

image_medium2 (1)

Happy knitting everyone!!